El teatro como espacio

Pocas ciudades en el mundo deben gozar del privilegio que tenemos en Buenos Aires en lo que a cantidad de salas teatrales se refiere. La tradición es larga y logra sostenerse contra viento y marea. Es bien sabido que desde Cromañón, casi todas las salas de teatro independiente han sido sometidas a un escrutinio tan desmedido como incompetente que eleva a la categoría de fenómeno inverosímil, ya no sólo la subsistencia de los que estaban, si no la proliferación de nuevos espacios que, con mayor o menor suerte, deciden apostar por convertirse en teatro y que sea lo que el inspector de turno quiera.

Como público, no es frecuente pensar en lo que hay detrás de cada uno de esos espacios. Esos a los que volvemos encantados, en cuyo criterio de programación hemos aprendido a confiar, en los que nos sentimos vivos, incentivados, provocados y atraídos hacia muchas otras experiencias que no sólo tienen que ver con la obra elegida para ver, si no con el propio espacio que nos rodea, sus colores, la iluminación, la atención del personal, los llamados de atención sobre otras manifestaciones artísticas, incluso, ¿por qué no?, la calidad del café o sus comidas, si se da el caso. Hay espacios que consiguen que "ir al teatro" vaya acompañado de otros muchos atractivos y, sin pretender que este sea el objetivo de las salas - para eso nos alcanza con los shoppings -, lo cierto es son muchas las que poseen ese toque distintivo que habla mucho de la personalidad de sus creadores o directivos.

Una vez más, estamos pensando en las salas del teatro independiente. Seguro que todos tienen una o dos en mente con las que se identifican en muchos aspectos.

Todos y cada uno de esos teatros, los más conocidos y vistosos, los chiquitos y casi ocultos, los clandestinos, los habilitados, los que gozan del cariño del barrio y los más detestados por sus vecinos, los reformados, los construidos en viejos galpones, en fábricas cerradas... se mantienen por empeño y cabezonería de unas pocas personas que no siempre son propietarios. Gente con un raro entusiasmo y sin mucho interés por la plata segura. La historia en alegrías y desventuras de cada uno son infinitas.

Hoy, desde acá, les agradecemos a todos su presencia porque, aunque nos olvidemos - la fuerza bruta de la costumbre todo lo puede -, el mero hecho de que estén ahí, de que se empeñen en querer estar, en abrir sus puertas e invitarnos, hace, sin duda, que esta caótica ciudad llena de espantos, sea un poco menos dolorosa.

Dos de esos teatros están celebrando en estos días diez arduos años de existencia: El Anfitrión y Espacio Aguirre. Felicitaciones a ambos.

http://www.anfitrionteatro.com.ar/
http://www.espacioaguirre.com.ar/

Os remitimos a las notas de Alternativa Teatral al respecto.
http://www.alternativateatral.com/nota446-diez-anos-de-anfitrion
http://www.alternativateatral.com/nota449-el-espacio-aguirre

Circulos viciosos

Queremos ver teatro.
Buscamos qué ver.
Nada que nos mate entre la oferta.
Demandamos.
Queremos ver teatro.
Un amigo/conocido estena algo.
Te endilga el estreno.
Te haces el boludo.
Vas.
La obra no te gusta.
Mientes.
La obra te gusta.
No te creen.
La obra no te gusta.
Alguien se enfada.
La obra te gusta.
No le gusta a nadie más.
Queremos ver teatro.
Alguien recomienda aquello.
Vamos.
Carísimo.
Un off carísimo.
Éxito de crítica y público.
¿Por qué?
No nos gusta.
Cenamos con cianuro.
Nos gusta.
Cenamos mejor.
Un off del off carísimo.
Éxito entre sus amigos.
¿Y entre el público?
Sin crítica.
Queremos ver teatro.
Cartelera.
La prensa.
La web.
Notas idiotas.
Sin comentarios.
¿Éste quién es?
Queremos ver teatro.
¿Por qué nos la ponen tan jodido?
Queremos ver buen teatro.
Ups!

Si aquí tu genio y talento no da fama...



Los prisoneros. ¿Por qué no se van?

Vuelve La omisión de la familia Coleman


Después de casi dos años de viaje por el mundo La omisión de la familia Coleman de Claudio Tolcachir, volverá a los escenarios porteños a partir del 21 de mayo. ¿Dónde se metió durante estos años esta familia numerosa? ¿Qué hay detrás de este regreso a su ciudad de origen?

Un poco de historia.
La omisión… vio luz como primera obra escrita por Tolcachir en agosto del 2005. El proceso de creación se caracterizó por esa absoluta libertad que define los primeros trabajos: meses de investigación improvisando con los actores para encontrar al personaje de un texto no escrito, suma dedicación a los detalles que constituyen la construcción del pensamiento y el comportamiento cotidiano y, por supuesto, los diferentes vínculos y sus modos de relacionarse. El argumento presenta a una familia: abuela, madre y cuatro nietos manteniendo una frágil y desorganizada convivencia. Roles alterados, responsabilidades ignoradas y muchas preguntas sin respuesta que alimentan distancias insalvables. La abuela enferma de pronto y la obligada exposición con el exterior revelará lo insostenible de sus vidas a cada personaje.

A la libertad de creación se sumaba el deseo de que la acción transcurriera en la sala Timbre 4, ubicada en el barrio de Boedo, al final de una casa chorizo, puerta con puerta con la casa del director. Una sala para cincuenta espectadores donde, antes de que la normativa de las habilitaciones comenzara a poner trabas a la experiencia creativa, llegaron a entrar, muy apretaditos y guiados por un imparable boca a boca que nunca cesó entre su público, hasta ochenta personas.

Esa sala, con sus paredes cubiertas por un empapelado que se caía a pedazos, se convirtió rápidamente en un personaje más de la obra. La entrada de público requería que la gente atravesara el espacio escénico para llegar a la platea. No sólo eso, el baño que muchos de ellos habían utilizado antes de sentarse, era el mismo que utilizaban los personajes. Por cierto, ese baño, tardó mucho en tener una cortina que salvara de miradas distraídas e indiscretas y más de un espectador debe recordar el caluroso aplauso con el que le recibieron sus amigos desde la platea cuando salió del baño. Muchos recordarán haber visto la obra sentados en una banqueta rosa que daba vueltas por ahí, acodados sobre la máquina de coser de Gabi. Y un amable e involucradísimo espectador de primera fila, quizá no haya olvidado el momento en el que levantó del piso la llave del auto del remisero para dársela en mano.

Como se supone que sucede en el mejor teatro, nunca hubo dos funciones iguales. El propio espacio, y hasta la utilería, parecían conspirar en ocasiones para que nada se mecanizara. ¿Cuántos vieron a Gabi tratando desesperadamente de barrer el relleno de gomaespuema de un cojín reventado o secar el agua de la pava que corría por el piso? ¿Había una bicicleta en el escenario o no? ¿Se fue la luz en algún momento?

¿Quién podría decir con absoluta seguridad cuáles de esos detalles estaban marcados y cuáles no? Algunos “incrédulos” han llegado a asegurar, paradójicamente, que los actores de La omisión… no actúan. Una afirmación, sin duda, controvertida e interesante. ¿Qué busca el público del teatro independiente? ¿Cuáles son sus expectativas cuándo se sientan en esas no siempre cómodas plateas? ¿Qué implica una buena actuación? Tranquilos, nuestro deber es hacer preguntas, no dar unívocas respuestas. Pero, por favor, piénsenlo.

Mucho se ha dicho y escrito sobre la familia y sus disfunciones en el teatro off desde aquel agosto de 2005. Muchos son los que siguen preguntando cuál es la patología de Marito, o a qué hace alusión el título de la obra. Después de cinco años, por suerte, nadie ha encontrado una respuesta que satisfaga a todos.

Un poco de mundo.
El éxito de crítica y público en Buenos Aires fue rotundo. La pequeña e improvisada boletería de Timbre 4 pronto se acostumbró a no dar abasto. Las entradas se compraban con un mes de antelación, se hacían seis funciones semanales… Y comenzaron las invitaciones a festivales.
Brasil, Bolivia, Estados Unidos, Francia, España, Chile, Colombia, Costa Rica, Irlanda, Bosnia Herzegovina… y la lista sigue.

Hubo un temor inicial: ¿Qué pasaría al trasladar la intimista propuesta a otras salas? ¿Funcionaría con un decorado tradicional? ¿Qué cambiaría para el público? ¿Y para los actores? Dos años de viajes han proporcionado tantas experiencias como respuestas.

La omisión… estuvo en el teatro Solís de Montevideo y en el Lliure de Barcelona, por citar tan sólo dos de los espacios más diferentes a Timbre 4. El primero, un gran teatro a la italiana con capacidad para más de mil personas y, el segundo, cuenta entre sus instalaciones con el espai lliure, sala para ciento setenta y dos espectadores distribuidos en tres frentes. ¿Cómo se adaptó la puesta en estos casos?

En gira la obra se sirve de la eficaz y sencilla puesta de luces de Omar Possemato. En el primer acto, la casa ocupa todo el escenario, el patio real se delimita mediante una luz amarillenta y en la penumbra, ubicados con sillas de madera, se disponen la cocina y el baño, esos lugares que en la sala porteña el espectador incorporaba físicamente. Durante el segundo acto, manteniendo la puesta original, la casa desaparece en la oscuridad y el hospital se instala bajo una luz blanca, más fría, ocupando algo menos de la mitad del escenario.

Esta fue la puesta que pudo verse en el Solís; en el caso del espai lliure, donde por primera vez se encontraron con la peculiaridad de los tres frentes, hubo que modificar algunas entradas y salidas y reposicionar sutilmente muchas de las posiciones de los actores.

Los que han tenido oportunidad de ver la obra en Timbre 4 y en cualquier otra sala, han podido apreciar que las diferencias son fundamentalmente técnicas y que, aunque la teatralidad se refuerza para habitar un escenario sin paredes con escasa escenografía, las modificaciones sobre la puesta original son mínimas. La brillante vitalidad de las interpretaciones logra que el público, no sólo disfrute y se involucre con lo que los personajes cuentan, si no que participe activamente asimilando el espacio vacío y las elipsis temporales que sostienen el avance del conflicto en el segundo acto.

Un poco más.
Ahora que sabemos que La omisión de la familia Coleman está de regreso, la pregunta es: ¿hay algo nuevo? Y la respuesta es: mucho. Para empezar, estrenarán casa. Timbre 4 ha crecido mucho en estos cincos años e inaugura ahora un nuevo espacio para el teatro independiente, una sala para ciento ochenta espectadores, ubicada en la calle México, pared con pared con la que fuera su primera sala sobre Boedo. Si aquello supo ser una fábrica de zapatos al fondo de un PH, el nuevo lugar tiene historia como fábrica de sillas y resulta tan impresionante que bien amerita una visita. Sin duda alguna, la actividad artística y cultural de Boedo está de enhorabuena.

M. Trigo.


La omisión de la familia Coleman. Autor y director: Claudio Tolcachir.
Con: Araceli Dvoskin, Miriam Odorico, Lautaro Perotti, Inda Lavalle, Tamara Kiper, Diego Faturos, Gonzalo Ruiz y Jorge Castaño.
Teatro Timbre 4. http://www.timbre4.com/
A partir del 21 de mayo.

"Sobre los lunáticos"





Un préstamo-regalo más de Dalmiro Zantleifer, ahora también en

No sólo de arte vive el hombre

y a todos nos gusta comer rico en un ambiente agradable y cuidado donde los anfitriones te hacen sentir en casa, así que no dejen de ir a cenar cualquier noche a Tipo Casa, un recóndito restaurante de Almagro que merece la pena conocer.

Tipo Casa
Bulnes 843 c
Martes a sábado, de 21hs. a cierre.
reservas: 4866 2854

http://www.tipo-casa.com.ar/


Cumpleaños



Transatlántica. (Bs. As. 2003) Dir. I. Masllorens & P. Padula.
Guión: I. Masllorens & M. Trigo

Hermanos Oligor



Si alguien tropieza con el espectáculo de los Oligor por el mundo, tendrá la obligación de no perdérselo. Y si alguien encuentra esta película podrá asomarse al otro lado de las cosas un poco más.

Norma Aleandro dixit


"Hay un desconocimiento muy grande acerca de cómo enseñarle a alguien a desarrollarse en el mundo de la actuación. Hay artes mucho más matemáticas, como la música, donde si contás con un mal profesor, por lo menos tenés un montón de cosas para aprender. En teatro, si bien hay una disciplina y técnica para prepararte física y algo psicológicamente, se trata de meterte en un mundo. (...) La gente va muy desprevenida a estudiar teatro y le dicen "revolcate por el suelo", "desnudate", y todos hacen caso. Hay mucho aprovechamiento, mucha perversión y mucho sadismo".


Entrevista completa con J. Pablo Bertazza en:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-5996-2010-03-14.html

Una ayudita

Os presentamos una iniciativa para paliar los problemas entre el texto y los actores: un taller de lectura con grupos nivelados según sus necesidades y experiencias. Se abordarán las dificultades del texto drámatico pero también otras muchas cuestiones relacionadas con el texto como herramienta de trabajo.

Podéis ver toda la información en: http://www.createatro.blogspot.com/