NO VOTES AL PRO!!!


Realmente, los publicistas de Macri son impagables, lo que no quiere decir que no tengan su precio, no deben vender baratos sus insultos, claro... En fin, acá está muy concisamente expresado lo que todos hemos pensado al ver los cartelitos de turno.

**

“Vos sos bienvenido” reza el slogan de la campaña a la reelección de Mauricio Macri.

Esa campaña es discriminatoria –señala Doris Capurro–, se arroga la potestad o autoridad para definir quiénes son o no bienvenidos. Desde un lugar de hegemonía les da la bienvenida a los negritos, trabajadores, a la franja menos beneficiada de la sociedad, y se arroga el lugar de darles la bienvenida cual si la ciudad no fuese de esos sectores. En esa campaña decodificada hay un mensaje de discriminación que explicita sin haberlo querido la diferencia de los dos modelos de gestión en juego. Un modelo que le da cabida a otro y un modelo que tiene como consigna central una sociedad más equitativa”, advirtió la sorprendida consultora.


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/169077-53893-2011-05-29.html

Familia Tipo


Este documental se estrenó el año pasado y ahora está en algunas salas de cine de Buenos Aires. Si tienen oportunidad de verlo, no se lo pierdan. Se trata de uno de esos raros exquisitos trabajos en los que el artista es la persona que se enfrenta a los hechos que construyen la historia que se nos presenta y esta no es otra que la de su vida, una parte de ella. La identidad entendida como una suma de azares y silencios que debemos administrar como mejor podamos.

Los que vieron Los rubios, de Albertina Carri, enlazarán las búsquedas de sus creadoras inevitablemente, no obstante, tan interesantes son las intensas semejanzas como sus particularidades. Mucho material para reflexionar.

Acá quedan las palabras de Cecilia Priego, su directora, como carta de presentación.

Familia Tipo aborda el tema de la falta de memoria histórica a través de la reconstrucción de una historia familiar. Mi nombre es Cecilia Priego. Llevo años atorada en el pasado, desenterrando aquello que otras generaciones quisieron ocultar, tratando de recuperar aquello que mis padres intentaron silenciar. Durante 15 años me dediqué a desentrañar la intriga familiar y decidí registrar todas las etapas de esta investigación, que comenzó con una historia aparentemente simple y terminó enfrentando a una familia con los secretos que la sostienen. Familia Tipo es un documental que trabaja sobre la certeza de que uno se descubre a sí mismo a través del diálogo con su pasado y de que la identidad no es otra cosa que un conjunto de narraciones”.

DIRECCIÓN Cecilia Priego.
GUIÓN Cecilia Priego, Blas Eloy Martínez.

PRODUCCIÓN: Blas Eloy Martínez.
IMAGEN Ivan Gierasinchuck, German Drexler.
MONTAJE Miguel Colombo, Carolina Cappa, Cecilia Priego.
SONIDO Pablo Irrazabal, Fernando Ribero.
MÚSICA Daniel Drexler, Juan Orozco.

http://www.cineojo.com.ar/

A propósito de los caramelos y demás miserias.

"El público a veces piensa que el artista es un aparato de televisión: algo sale de él, nada vuelve. No se dan cuenta de que si ellos pueden oírme, yo puedo oírles a ellos: sus toses, los pitidos electrónicos de sus relojes de pulsera, el crujido de sus zapatos".

Alfred Brendel, pianista.

(...) La física cuántica nos enseña que la acción de observar altera el objeto observado. Observar es perturbar. "OBSERVAR" NO ES UN VERBO PASIVO.* (...)

Los actores pueden responder al poder de observación del público. Es el ciclo contacto-respuesta que reside en el núcleo de la representación en vivo lo que hace que estar allí sea tan extraordinario.

Anne Bogart, La preparación del director. Siete ensayos sobre teatro y arte. Ed. Alba, Barcelona, 2001.

Alimento para el espíritu.

"El único desarrollo espiritual posible (para un artista) es en el sentido de profundidad. La tendencia artística no es una expansión, sino una concentración. Y el arte es la apoteosis de la soledad".

S. Beckett.

"Cuando mejor nos sirve el arte es cuando cambia nuestra idea de lo que es posible, cuando sabemos más de lo que sabíamos antes, cuando sentimos - por una especie de salto - que hemos encontrado la verdad. Eso, según la lógica del arte, siempre merece la pena".

T. S. Eliot.

"Gran parte de nuestras manifestaciones excesivas en innecesarias provienen del miedo que tenemos a que, si no estamos todo el tiempo haciéndonos notar, dejemos en realidad de existir".

P. Brook.

"Cuando comienzas a un cuadro, a menudo descubres algunas cosas bonitas. Debes ponerte en guardia frente a esto. Destrúyelo, hazlo muchas veces. En cada destrucción, el artista no suprime realmente ese bello descubrimiento, sino que lo transforma, lo condensa, lo hace más sustancial. Lo que sale al final es el resultado de los hallazgos que se han desechado. De otra manera, te conviertes en un experto de ti mismo. Yo no me vendo nada a mí mismo".

P. Picasso.

Hecho en España

Nos sumamos a todos los acampados de todas esas plazas españolas que están siendo tomadas por la gente en un esfuerzo colectivo de recordar a su gobierno que son algo más que consumidores y mano de obra barata.

Seminario: El actor como creador

El seminario tiene como objetivo aproximarse a las íntimas y múltiples relaciones que el teatro puede establecer con otras disciplinas artísticas - pintura, fotografía, literatura etc. - buscando nuevos recursos para abordar no sólo la construcción de personajes, sino también muchas de las inquietudes que devienen a lo largo de un proceso creativo cuya meta es el escenario. Cada encuentro implicará una serie de dinámicas prácticas que permitirán introducir y desarrollar conceptos relacionados con los siguientes ámbitos:
*Talento. Actor y artista.
*Imaginación e imaginario. Aburrimiento y bloqueo.
*Práctica y constancia en la creación.
*El personaje y su historia en el poema / la foto / el cuadro / el objeto / etc.
*Artistas y manifiestos.
Fechas: Martes 5, 12, 19 y 26 de julio.

Horario: 10.30 a 13.30 hs.

Docente: Macarena Trigo.

Licenciada en Comunicación Audiovisual, Teoría de la Literatura e Historia del Arte. Su formación teatral está ligada a la compañía española Telón de Azúcar, y a los docentes Verónica Oddó, Tamara Kiper y Claudio Tolcachir. Autora y directora de: La lluvia y otras cigüeñas (Bs. As., 2010) Si fuera una ciudad (Bs. As., 2008) Y en las palabras, luz (Bs. As., 2005). Su ámbito de estudio se centra en la formación actoral, la puesta en escena de textos no teatrales y las dificultades de lectura del texto dramático.

INFORMES E INSCRIPCIÓN: TIMBRE4@TIMBRE4.COM
http://www.timbre4.com/

¿Quién cuernos es un artista?

(...) "Cada vez más me hago una pregunta que algunos se hacen desde hace años, y que en artistas como Roberto Jacoby, por ejemplo, atraviesa su obra entera: ¿quién cuernos es un artista? Y además: ¿de qué vive? ¿De dar clases, de manejar un taxi, de producir eventos culturales? Y si vive de otra cosa que no es el arte mismo, ¿es artista? ¿Los artistas somos trabajadores? Muchos artistas podrían tomarse como trabajadores, pero para ello deberían cobrar por su trabajo, cosa que no suele suceder. Todos en una muestra cobran por su trabajo, el curador, el montajista, el productor, la persona que limpia, los que dirigen o administran las instituciones, los programadores, los críticos, la prensa, etcétera. Todos menos los artistas, que a veces hasta pagan por exponer y otras gastan–pagan mucho dinero en la producción de sus obras. Y, ¿por qué los artistas siempre pagan? Pagan tal vez porque subliman en obras pulsiones sexuales, dolores, lo que los aqueja o conmueve; o tal vez porque no entendemos siquiera que estamos pagando o porque la mayoría de los colegas lo hacen...

Natalia Rizzo, "Los botones del arte", nota completa en:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/17-7043-2011-05-19.html

De enhorabuena

Ayer se presentó en el Centro Cultural de la Cooperación, en la Sala Solidaridad, la misma que alberga actualmente las funciones de La familia argentina de Alberto Ure, dirigida por Cristina Banegas, el libro con el texto de la obra. A este evento se suma la noticia de que muy pronto habrá una segunda edición de Sacate la careta, esa joya agotada hace años, así que, felicitaciones a todos los que lo han hecho posible.

Y gracias.

La guerra de los caramelos

Me resigno a pensar que hemos perdido la guerra de los caramelos en las salas, pero últimamente no hemos asistido a una sola función que no se haya visto afectada por una o dos excursiones al bolso o bolsillo de algún espectador impune que no pareciera darse cuenta de que los actores, esas PERSONAS que están ahí a tan escasos metros, tienen sentido del oído y sufren y padecen las distracciones de un ruido perpetuado - en ocasiones con un sadismo de varios minutos - en la platea. Por no hablar de la terrible tensión que se genera entre todos los que comparten esos escasos metros cuadrados con el idiota en cuestión (sí, qué terrible insultar, qué falta de respeto por mi parte, no me jodan!!!).

Rara vez esos caramelitos de mierda aparecen para rescatar una garganta dolorida de la que hayamos podido compadecernos unos segundos en un previo ataque de tos, así que entendemos que la gente mata la gula, los nervios o el aburrimiento en ese gesto tan fuera de lugar.

Señoras y señores, si su nivel de azúcar no puede soportar sesenta minutos sin la ingesta de un dulce, no vayan al teatro, o busquen al menos ALGO QUE NO HAGA RUIDO!!! No sirven de nada sus patéticos intentos por desenvolver el puto papelito lentamente!!! ¿No se dan cuenta de que su lentitud prolonga el malestar general en los que le rodean? ¿Qué parte no se entiende? ¿Qué clase de sentido común no les acompaña?

Si a esta práctica estúpida le sumamos el sempiterno problema de los celulares la cosa se pone fea. ¿Qué hacemos?

Creo que actores y directores debieran establecer un pacto tácito en el que cada vez que sean víctimas de semejante falta de respeto, la función se detenga. Que todo quede ahí, en un STOP sostenido, hasta que pelotudo de turno termine con sus porquerías. Otra medida sería contar con un puntero laser de esos rojos que permita que algún asistente de sala acose al sujeto en cuestión mientras dure su estropicio. Supongo que si asumen que esas pueden ser las consecuencias se lo pensarán dos veces antes de saciar sus enfermizas ganas de salivar o de responder un mensaje de texto más!!!

Esperemos que algún devorador de caramelos llegue a estas líneas y se lo piense dos veces la próxima vez.

Algo es algo.

Dos exquisiteces

Hay obras de teatro que nos hacen cómplices de la dedicación y el descarado y loco amor que se puso en el proyecto. Obras a las que llegamos con muchas recomendaciones o por accidente y que se convierten en un regalo porque, entre otras cosas, nos obligaron a detenernos y a olvidarnos por un tiempo de nuestras miserias y preocupaciones para arrastrarnos a otros tiempos y lugares, para recordarnos que hay mucho mundo ahí fuera que nos pertenece. Un pasado y un futuro del que somos parte.

Cuando esas obras tienen la gracia de ser unipersonales - fórmula que implica mucha gente dedicada tras ese actor que pone cuerpo y voz a las inquietudes de todos - se abandona la sala con la rara sensación de haber presenciado algo verdaderamente único. No hay función que se repita, pero el paso de una hora en compañía de ese único actor o actriz, inevitablemente nos subraya el desafío del oficio. No hay manera de esconderse, ni lugar para la mentira. Tenemos ficción, sí, pero no mentira.

La cartelera ofrece en estos días dos exquisiteces que reúnen estas y otras gratas condiciones. Por un lado, el regreso de Nada del amor me produce envidia, fenómeno recomendado incansablemente desde su estreno en 2008. Haciendo honor a su personaje, diremos que no se ha dado puntada sin hilo en esta pieza. Texto, dirección, música, escenografía y vestuario acompañan la excelente interpretación de María Merlino. Una composición de personaje donde brilla la técnica, sí, pero también, si se nos permite el esencialismo, un alma. Un personaje inolvidable que nos remite a la historia argentina, a la idiosincrasia de un modo de ser y entender este país que nunca ha dejado de estar presente. El humor inteligente y profundo del texto de Santiago Loza nos brinda una oportunidad única de reconciliarnos con los aspectos más oscuros de nosotros mismos.

Por otro lado, hace meses que zarpó Lamerica, el barco de Giampaolo Samá. Unipersonal escrito y actuado por él mismo, donde se nos recuerda el pasado y el presente de los inmigrantes del mundo, partiendo, eso sí, de algunas de las muchas historias posibles de todos aquellos italianos que soñaron "Lamerica" como el lugar donde sus sueños se harían realidad.

Son muchos los personajes convocados por Samá y, sin duda, ese es uno de los atractivos más interesantes de la propuesta, la agilidad y el humor con que se nos presenta a trabajadores, burócratas, capitanes de barco, mercachifles de poca monta, funcionarios corruptos... Un cocinero de barco es el encargado de hacer memoria y de guiarnos entre los sinsabores de esa cruda realidad donde las mentiras de unos y los azares tortuosos de otros escriben la historia.

Dos propuestas que nos hablan de un pasado no tan remoto para reflexionar sobre esas dudas eternas: de dónde venimos y quiénes somos.

Nada del amor me produce envidia
Dirección: Diego Lerman
Texto: Santiago Loza
Con: María Merlino

Escenografía: Silvana Lacarra
Iluminación: Fernanda Balcells
Vestidores: Guido Lapadula
Diseño gráfico: Florencia Bauza
Asistencia de escenario: Ezequiel Baquero
Prensa y producción: María Sureda
Colaboración musical: Jape Ntaca
Director musical: Sandra Baylac


La Carpintería. Jean Jaures, 858. Domingos, 18hs.
 
 
Lamerica
Texto: : Giampaolo Samá
Dirección: Lorena Barutta
Con: Giampaolo Samá
Diseño de luces: Dana Barber
Fotografía: Joan Tous
Asistencia de dirección: Elisenda Ibars
Prensa: Marisol Cambre
Producción ejecutiva: Eugènia Pascual Puig


TIMBRE 4. Boedo, 640. Domingos, 21.30hs.

Microteatro por dinero

Desde fines del año pasado funciona en Madrid una iniciativa conocida con ese nombre. Aunque la fórmula modifica algunos ingredientes, es una receta que tiene mucho del talente "off porteño", una de esas aventuras surgidas de la necesidad de mostrar lo que se tiene entre manos.

Acá una nota aparecida recientemente en El País, lo que revela cuán poco marginales son las fronteras del sistema creativo, con qué velocidad nos fagocitan hacia el centro y cuánta prisa que tenemos por llegar, ¿no?

http://www.elpais.com/articulo/portada/Microteatro/Dinero/invento/estupendo/elpepuculbab/20110507elpbabpor_63/Tes

La vida como un ring

Hay temporadas así. Tiempos raros y lentos con demasiada consecuencia indigerible. Llueven los golpes y no se ven venir. Estás contra las cuerdas, caes y nadie se toma la molestia de detener el combate.

Por suerte siempre tenemos a mano la cultura popular, los rituales básicos del luto y la resurrección.
A veces escuchar la banda sonora de Rocky ayuda.

Todos tenemos nuestro particular manual de fracasos al uso. Y se puede perder con mucho estilo. Y quizá después de un tiempo, ese estilo tenga algo de arte.

O no.

Pero sobrevives lo mismo.

USA

SENCILLA

Cada tanto sucede. Cada tanto decidimos volver a confiar e ir a ver algo de lo que apenas sabemos nada. Alguien nos comenta que está bueno, que es la última función, que dicen que... Y cruzamos los dedos, nos encomendamos a San Judas y ahí vamos. Y, cada tanto, somos recompensados por ese acto de fe.

Agradecemos a todos los que azarosamente nos permitieron llegar y ser parte del público que disfrutó la última función (esperamos que regresen, que el boca a boca los reclame) de SENCILLA en Elefante Club Teatro el jueves pasado.

El programa quiere resumirnos algo que se intuye: "SENCILLA es parte de la intensa y breve historia de nuestra sala. Es parte de nuestra historia. SENCILLA es eso. Una obra pequeña y con humor. Un banco de plaza. Un farol. Dos actores. El humor necesario para continuar".

SENCILLA, de Lisandro Rodríguez y Santiago Loza, con dirección del primero, es uno de esos trabajos sustentados en el "menos es más". Un texto lúcido, íntimo y, sí, lleno de humor inteligente. Una puesta en escena contundente pero sintética que logra ser tan funcional como poética. Una dirección impecable y unas actuaciones vivísimas, cuidadas, precisas. Mariano Villamarín y José Escobar son Tilde y Prieto, esas dos mujeres a las que conocemos en su rato de descanso, su tiempo de cigarrillo, su media hora de soledad. La sala es pequeña, las distancias mínimas, y se nos permite ser espectadores privilegiados de una excelente composición de personajes donde somos testigos de ese prodigio que son los tiempos de pensamiento del personaje. Los gestos sutiles, las transiciones limpias, la respiración agitada, la mirada, los ritmos de la palabra. Nada es gratuito o borroso. Y todo, en conjunto, es un gran acierto.

Se intuyen muchas cosas sobre un montaje de estas características, valores que nutren el interés creativo de un grupo, la necesidad de encontrar un espacio propio al que invitar al mundo, la esperanza de que así sea pero, sobre todo, la importancia dada al trabajo, a las elecciones más personales que en tantos momentos del proceso se tornan absurdas, injustificadas. Poder reflexionar sobre algo más que el argumento o las actuaciones al salir de una sala es impagable.

Santiago Loza concluye en el programa: "SENCILLA es una obra muy querida por nosotros. Imperfecta y simple. Bonita como la muchacha que se arregla con cuidado para una esperada salida de franco turno. SENCILLA es un inicio, pero también una dirección, una puerta que se abre y que no sabemos a dónde nos lleva".

No dudamos de que esa puerta se abrirá de nuevo. No dejen de cruzarla.


Texto: Santiago Loza, Lisandro Rodriguez.
Dirección: Lisandro Rodríguez.

Actuan: José Escobar, Mariano Villamarin.
Vestuario: Mariana Tirantte.
Escenografía: Mariana Tirantte.
Diseño de luces: Magali Acha.
Fotografía: Nora Lezano.
Asistencia de dirección: Bettina Rodríguez Agesilao.
Prensa: María Sureda.
http://www.elefanteclubdeteatro.blogspot.com/