De Kerouac a Brando

Hubo un tiempo en que las cartas contenían deseos.

Kerouac le escribía a Brando de este modo:

Lo único que quiero con todo esto es juntar un dinero para mantenernos a mí y a mi madre para toda la vida, y así poder irme de viaje alrededor del mundo y escribir sobre Japón, India, Francia, etcétera... Quiero ser libre para escribir lo que se me venga a la cabeza, libre para alimentar a mis amigos cuando tengan hambre y no quiero tener que preocuparme por mi madre. (...)

Lo que quiero es rehacer el teatro y el cine en Estados Unidos, darle un golpe de espontaneidad, remover los preconceptos de “situación” y dejar que la gente se explaye y divague, como lo hace en la vida real. Así es la obra: no tiene una trama particular, no tiene un significado en particular, sencillamente es como es la gente. Todo lo que escribo lo hago bajo el espíritu de imaginarme como un ángel que retornó a la Tierra y la mira como es, con ojos tristes. (...)
 
Ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-7960-2012-05-28.html

Por la borda



"Lo perdí, ya no importa. Hay veces que lo bordas y veces que lo tiras por la borda".

Y bue.

Quizá porque es domingo

y afuera está nublado
y eso siempre levanta
ampollas en el alma
o algo así,
se suspira mirando
el horizonte
como si afuera el mundo
te esperara.

Quizá porque es domingo
como otras tantas veces
y eso molesta al menos
un día a la semana,
se piensa que la vida
es loco juego
donde buscamos llaves
de puertas ya perdidas.

Quizá porque es domingo
y hay silencio y café
pero no estás
me siento la Gioconda
en lunes sin turistas
distrayendo
el paso de las nubes
como tiempo.

Apuntes sobre reemplazos

Ese raro momento en el que alguien anuncia: "esta noche el papel de "X" será interpretado por "Y". Y te quedás ahí, quietito en tu asiento preguntándote qué le habrá pasado a "X". Aunque no lo conozcas. Sabemos que si un actor no hace la función hubo algo de fuerza mayor de por medio. El anuncio queda ahí, dando vueltas por tu mente un ratito pero pasa enseguida. Nos olvidamos pronto de que "X" no vino. Termina la función y alguien pregunta, "che, ¿y cuál era el personaje que reemplazaron hoy? Muy bien estuvo, no noté nada".


Y con eso alcanza para saber que el laburo de "Y" estuvo bien hecho.

La magia de los reemplazos. Tan necesarios como extraños en el ecosistema de una obra. El público llega cuando le corresponde, cuando todo está listo y se sabe que sí, que "Y" puede ser "X" a partir de esa noche. La obra puede continuar. Nada como ese momento para asumir una cucharadita de esa lección vital que nos recuerda que nadie es imprescindible. No sólo en el teatro, señores. En la vida.

Entonces. La vida del teatro con sus cosas. Reemplazos. Momentos de la vida en los que "X" debe ceder a otras cuestiones y ahí aparece "Y". Otro actor al que el director conoce, capaz que un asistente que también actúa, o uno de esos amigos que vio la obra treinta veces y que podría hacerlo. Igual hay que ensayar. Siempre. Todos esos detalles de intramuros que el público ni ve. Salís por acá, cuando se enciende la luz allá contás dos y saltás, ahí esperás a que entre ella, no te olividés de cerrar esto, acá dejás el vaso y te girás, el pie de texto es "cuando llegué a la casa", no te preocupes que va a estar bárbaro, si te olvidás, agarrás esto y punto, los zapatos no, claro, pero el resto del vestuario te va a servir, sí. Después vemos.

Y larga una función llena de adrenalina donde todo está igual y sin embargo no. Jamás se repite una función. No hay dos iguales. Ley del arte efímero. Pero en una función con reemplazo pareciera que todo es más posible. Se refuerzan atenciones y sutilezas, se salvan esos pies que van cambiando, el ritmo es diferente por momentos pero funciona igual y aparece una frase, una palabra nueva que nunca habían dicho, se sigue con sonrisa matizada, escalofrío, avanzan cual equilibristas de escena en escena. Hasta el final.

Un buen reemplazo será el que se incorpore como si siempre hubiera estado ahí, respirando los ritmos de ese texto, aceptando silencios y miradas que debe recibir y hacer crecer. Así, "Y" cumplirá muy bien en el papel de "X".

Pero acá los personajes también juegan, y el personaje vivo, el que no es puro texto y marcaciones, sabe que no es lo mismo. No puede serlo. Porque "Y" nunca será "X".

Y acá viene la magia. Aparecen las primeras sutilezas, un pequeño gesto, un aire diferente, la forma de sentarse o caminar, nos modifica internamente a todos. El mismo personaje, el mismo texto. Todo está ensayadísimo. Y sale bien. Pero es otra cosa. Esos ojos son otros, nos miran diferente, exigen y sugieren de otro modo. ¿Por qué obviar el prodigio? Muy al contrario, todos los personajes de la obra renuevan mínimos aspectos.

Y todo cambia para que permanezca como estaba.

La extraña y rara magia de los reemplazos.

Resumir la semana

en un poema.

Saberse del revés,
pintarse el ojo,
cantar bajo la ducha,
hacer de los domingos
pistas de aterrizaje,
mudarse al cine mudo,
tatuarse la clave
de un futuro distinto
donde a nadie le importa
quiénes somos.

Caminar bajo lluvia
como si sólo así,
olvidarse los mapas
del tesoro,
escuchar nuevamente
"tequieroperono"
sin ponerse a gritar,
y otras tantas y tontas
misiones imposibles.

m.trigo

Maurice Sendak (1928 -2012)

(...) La gente me pregunta por qué no hago Donde viven los monstruos. Parte 2.
Los mando a la mierda. Qué idea terrible. Yo no soy una puta.


Me criaron para que sintiera culpa. Cuando no quería cenar porque mi madre era una cocinera horrible, ella me gritaba: “¡Pensá en tu primo que no puede comer porque murió en un campo de concentración y antes, además, lo habían casi matado de hambre!”. Yo odiaba a todos esos niños muertos en el Holocausto.

Si hubiera tenido un hogar feliz, no hubiese sido un artista. Mis padres vivieron vidas desesperadas; mi hermano y yo fuimos crueles con ellos. Especialmente con mi madre. Pero no entendíamos. Eramos chicos. No sabíamos que ella estaba loca.

Ver su Lo que sé en : http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-7927-2012-05-15.html

Si AMAR fuera mi empresa

Despierto organizando
mis locos pensamientos sobre vos.

Les meto prisa a todos a los gritos,
despido a los que llegan siempre tarde,
hago cambiar de estilo
y de corte de pelo
a unos cuantos que ya me tienen harta.

Y empieza así el desfile de torpezas
y excusas en tu nombre.

Primero, apresuradas,
desfilan las razones para mandarte al cuerno.

Son rubias, delgadísimas, histéricas,
tropiezan entre sí. No entienden nada.

Las escucho otra vez. Tengo paciencia.

Pero no me convencen
y las mando a freírse
espárragos blanquísimos.

Luego llegan excusas optimistas.

Estas vienen con tacos,
sonríen medio lelas,
usan faldas cortísimas
y siempre están fumadas.

Ni dios las toma en serio
pero son persistentes
y me hacen sonreír
aunque no quiera,
aunque no tenga ganas
y quiera despedirlas
por colgadas.

Exijo que se adapten a los cambios,
que tengan más humor.
Deberán sorprenderme
si quieren mantenerse
en el laburo.

Salen todas corriendo
y "Laotraeslodemenos"
casi pierde los dientes
bajando la escalera.

Aviso en recepción
que se den prisa,
que mi vida no pasa
por esta estúpidez
y amenazo con irme
y abandonar a todos
a su suerte.

Entonces van y envían a los otros.

Estrategias de marketing
para la distracción.

Son lindos y entretienen,
saben hacer reír
y huelen bien.

Los miro y me pregunto porqué no.

Después de todo, vos
ya enviaste tu carta de renuncia
por más que yo la ignore
y no la firme,
negándome a aceptar
que no me amas
lo justo y necesario
para ser la portada
de todas mis revistas.

Son lindos estos otros.

Alguno hasta habla bien
o más que vos.
Y pueden ser discretos
y tranquilos
y no meten presión.

Son lindos estos otros.

Sólo que no son vos.

Antes de que decida alguna tontería
alguien toca mi puerta
y anuncian que me esperan
los motivos
para quererte igual.

Putaquelosparió.

Olvidé que venían.

Hago como si nada.
Sonrío y van entrando.

Será un lunes muy largo
me parece.

m.trigo

Función especial de Guardapolvos


Este viernes 4 de mayo, Guardapolvos, de Tamara Kiper tendrá una función especial. Una buena oportunidad para que la vean todos aquellos a los que los lunes les resulta complicado para acercarse al teatro.

Timbre 4
México 3554
21hs.

www.guardapolvos.wordpress.com