Mogambo by Jakob

(...) "La película transcurría en Africa, que era el continente de mis sueños. Africa era Marte para mí. Un Marte atestado de fieras salvajes, que desbordaban mi imaginación. Mi fascinación por el reino animal no tenía límites. Las paredes de mi habitación estaban colmadas de fotos de animales que mi mamá y yo íbamos consiguiendo: leones, cebras, zorros, gorilas, leopardos, ocapis... Y aquel que no estaba podía buscarlo en alguno de los 11 tomos de la enciclopedia Salvat de la fauna (los naranjas) que me pasaba horas mirando. Pero, por si esto fuera poco, había algo más... algo que más que expresar mi amor por los animales, lo determinaba, algo importantísimo: en mi casa, al pie de la escalera que llevaba a la terraza, colgaba sobre una pared, embalsamada, la cabeza de un tigre. Tigre que, para terminar de instaurar el reino de la fantasía en mi mente, mi mamá decía que había cazado mi papá. (...)
El parecido de los bigotes, los relatos de sus aventuras y la cabeza de tigre hicieron que yo transformara el clásico de Hollywood en una película hogareña familiar. Para mí Mogambo empezó a ser una película en la que actuaba mi papá, de joven, en el Africa profunda, rodeado de bestias salvajes y acompañado por las dos mujeres más bellas del mundo: la princesa de Mónaco (Grace) y Ava, que bien podían representar en espíritu a las mujeres de mi familia. Mogambo, así fragmentada, era la pantalla blanca sobre la cual yo podía proyectar mi propia película familiar".

Ver nota: "Hijo de Tigre". http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/17-8123-2012-07-30.html