Querido Marty

Quién hubiera pensado que iba a esperarte acá
lejísimos del mundo conocido
donde te vi volar
en la sesión de tarde
repetida
innumerables veces,
quién hubiera podido imaginarnos
con todos estos años de más entre las manos
y un pasado imperfecto donde fuimos felices
sin saberlo.

El futuro ha llegado muchas veces
y en nada se parece a lo acordado.
Ni siquiera en mis sueños se mejora,
así que no es tu culpa si Zemeckis
pifió con el De Lorean
y sus muchas promesas incumplidas
por cosas del pétroleo, políticas, guiones
y tanto ladrón suelto que pobres terroristas.

El mundo es tan real que da terror
y la ficción ternura cada tanto,
sobre todo a esta hora, cuando atrasa,
y no hay condensador que nos redima
ni me teletransporto cuando quiero,
con lo bien que vendría en este instante
brindar con unos pocos
de los muchos que fuimos.

En cosa de unos meses será tu aniversario
y te están esperando los fans freaks del milenio,
los peterpanes buenos caducados
que olvidaron usar monopatín
y ya no tienen grupo donde tocar guitarra
después de medianoche.

Ahora cuento más años de los que vos tendrás
y hago flashback seguido para ver si tropiezo
conmigo en una esquina y logro convencerme
de que todo irá bien alguna vez.

Nos vemos por los bares, Marty Fox.

m.trigo